¿Existen realmente las botas de esquí «a medida»?

La realidad es que hay fabricantes que aseguran que sus botas de esquí son «a medida», como Strolz o Fischer, por poner algunos ejemplos pero… ¿Son realmente botas hechas a medida?

La Carcasa

En la práctica nadie fabrica la carcasa exterior expresamente a la medida de cada cliente, en su lugar ofrecen diferentes variedades de carcasas customizables (termoformables o
con piezas variables) y el Bootfitter escogerá la más adecuada para la morfología de tus pies.

El botín.

Después de elegir la carcasa y según el fabricante se selecciona un botín adaptable, que puede ser termoformable o inyectado.

Este tipo de botines se ajustan a la forma de tus pies consiguiendo así un gran confort y precisión sobre los esquís.

Diferencias entre bota «a medida» vs. Bota Normal.

Es indudable el éxito de este tipo de sistemas personalizados en el pasado pero… ¿En que se diferencian estas botas «a medida” de las botas de gama alta que encontramos hoy en día en el mercado?

Si únicamente nos fijamos en el confort y la capacidad de ajuste de las botas no hay grandes diferencias con respecto a la nueva generación de botas de esquí.

Y es que, casi todos los fabricantes incluyen en sus botas de gama media y alta botines 100% termoformables y en muchos casos tambien carcasas 100% termoformables, por lo que podemos encontrar botas 100% termoformables y adaptables al pie del esquiador.

¿Donde reside la diferencia?

La diferencia está en el profesional o Bootfitter que se encargue del proceso, tanto de elección de la bota como del posterior conformado o manipulación para ajustarla a la medida del cliente.

A continuación explicamos algunos de los sistemas más conocidos del mercado de botas de esquí «a medida» y descubrimos el funcionamiento de cada uno:

Sistema Strolz

Como decíamos anteriormente, Strolz no fabrica una carcasa con el mode de tu pie, sino que es el Bootfitter el que selecciona la carcasa más adecuada entre los 3 o 4 modelos disponibles.

Una vez seleccionada la carcasa se encargan de
hacer unas plantillas a medida y unos botines inyectados de PU a medida.

Lo que realmente es a medida del pie en este caso son las plantillas y los botines, no así la carcasa, por lo que en muchos casos habrá que manipular o deformar la carcasa (igual que haríamos con cualquier otra bota) para evitar puntos de presión y dolor.

Sistema Ficher Vacuum Fit

Esta es una solución más “a medida”, al menos en cuanto a la carcasa exterior. Vacuum Fit dice crear una copia de tu pie en la carcasa de sus botas mediante un proceso de termoformado combinado con un sistema de vacío. 

En este caso, el Bootfitter también tendrá que elegir entre 4 modelos de botas y una vez seleccionada la que mejor te quede se calienta el conjunto de la bota, se introducen los pies y se pone en la máquina Vacuum Fit donde el Bootfitter podrá selecionar diferentes presiones sobre la bota con intención de que la carcasa exterior y los botines termoformables se adapten a la morfología de nuestros pies.

La verdad es que normalmente el resultado final es óptimo, sin embargo en algunos casos la bota queda suelta o con puntos de presión y dolor. Para solucionar este problema, Fischer indica que el proceso se puede repetir hasta 7 veces, pero tras años de experiencia con ellas, en FEEL FIT vemos que en muchos casos hemos tenido que deformarlas a mano igual que haríamos con cualquier otra bota.

Los ingenieros de Fischer tuvieron que conseguir un plástico más moldeable, pero también menos resistente y duradero. Suelen ser botas con un índice de Flex inferior al que marca el fabricante y con un desgaste del material prematuro, haciendo que las botas no duren más de 1 o 2 temporadas de uso continuado.

Sistema Feel Fit

En Feel Fit creemos que todas las botas son botas «a medida.» 

Hoy en día muchas marcas ofrecen botas de gama media y alta 100% termoformablesmodelos para todos los tipos de horma y nivel.

En nuestro caso, el Bootfiter ayuda a elegir el modelo más adecuado a las necesidades de cada cliente teniendo en cuenta el trabajo de bootfitting que se le hará a la bota después de elegida.

Normalmente partimos con más de una opción de la misma horma y talla, podemos ofrecer hasta 6 modelos diferentes con características parecidas.

Durante el proceso de prueba el Bootfitter (Javi o Xabi) ya van valorando las necesidades del cliente, haciendo mediciones, pruebas, preguntas,…

Una vez hemos elegido la bota más adecuada empieza el trabajo de Bootfitter. ¿Necesitas plantillas?, ¿Hay que mover el canting?, ¿Hará falta hacer alguna deformación?

Normalmente pedimos a nuestros clientes que esquíen un día para probar sus nuevas botas y buscar sensaciones. Al día siguiente hacemos el termoformado de carcasas y/o botines aplicando más o menos presión en función de tus sensaciones al esquiar con ellas.

Una vez hemos acondicionado las botas, se aconseja al cliente esquiar con ellas de nuevo para que pruebe el resultado final.

Hay casos en los que además del termoformado hay que deformar la carcasa a mano (de manera artesanal) en los puntos de presión o dolor que pueden ser debidos a maleolos abultados, juanetes, presión en las espinillas, etc.

Todos estos problemas, y muchos más, son los que curamos en FEEL FIT. Ofrecemos un servicio único de Bootfitting en Baqueira (y posiblemente en España), no cesamos en nuestra labor hasta que nuestros clientes quedan satisfechos.

También tenemos botines termoformables e inyectados, todo tipo de soportes y protectores para los pies.

En nuestra tienda de Vielha todas las botas son «a medida”, incluso si ya tienes botas, así que pásate por nuestro taller en Vielha y ajusta tus botas a tus pies.

Hola,
¿en que podemos ayudarte?
Powered by